Páginas


ARENGA DEL CUERPO

I
Ocurre que Roca me invade hasta el cansancio. No me deja respiro, me hurga y examina como a un raro pajarraco, no le basta con traerme noticias de su espejo.

II
Harto estoy de su cruenta dictadura, de su manía de exhibirme por el mundo como a un perro de lujo, como un galgo.

III
Harto estoy de que me habite, de que cambie el oro de mis días por migajas de milagro.

IV
Ocurre a veces que me invade con voces de ausentes, con jerga de poetas que guarda en mí como si fuera un viejo y simple armario.

V
Por las noches me arroja en su cama como si fuera un pesado saco mientras duerme a pierna suelta en sus laureles.

VI
Si no lo arrojo desde la terraza es porque no quiero darle el gusto de saltar conmigo al vacío, conmigo y la sombra que llevo pegada a mi destino.

VII
Me aburren sus chistes –que conozco hasta el cansancio- y sus decires y sus poemas y ese aire seguro de pequeño faraón de su pobreza.

VIII
Pero ocurre que a veces me desarma: hay que verlo cuando me acerca a su muchacha, cómo se agazapa en mí, como esculca en el bolsillo del corazón su mejor habla.

IX
El pobre Roca no tiene remedio.

Juan Manuel Roca #MiPoetaFavorito.
________________________________________________________________________